Businessman Wearing Cape

Los humanos somos seres sociales capaces de comunicarse y vivir en armonía con su entorno. Sin embargo hacen falta algunos elementos más, para lograr el éxito en la vida. Desde este punto de vista, estamos en la constate búsqueda de estos elementos para lograr desarrollarnos.

Éxito

Se puede definir al éxito como el resultado de alcanzar los objetivos deseados, estos pueden ser dinero y prosperidad, felicidad matrimonial, desarrollo personal y social, entre muchas otras cosas más. Muchas personas han alcanzado el éxito de alguna manera, no importando a lo que se dedicaban, si no teniendo bien claro lo que querían hacer con su vida.

Todos anhelamos el éxito, pero no todos lo logran

Al parecer el éxito está reservado para un grupo selecto de personas que son capaces de alcanzarlo. Lamentablemente la mayoría solo puede verlo de lejos, y es que el éxito solo se consigue con audacia e inteligencia.

Si bien es cierto no todos somos Bill Gates, no significa que no podamos alcanzar nuestras metas, pero hay un mundo de dificultades antes de lograrlas, el secreto está en vencer cada una de esas dificultades sin distraerse y mirando de frente todos los días.

Aquí algunos consejos para alcanzar el tan ansiado éxito.

Perseverancia

Este ingrediente es clave para desarrollarnos como personas y empresarios, no importa el trabajo o negocio que hagas, si eres perseverante te darás cuenta que con el tiempo este evolucionara y ciertamente estarás alcanzando el éxito laboral y empresarial.

Pasión

La pasión que le pones a tus actividades hará que mejores notablemente en ellas, ya que dormirás, amanecerás, comerás acompañado de lo que haces, llegando a un punto de dominarlo tanto que el éxito estará a solo metros de ti.

Nada es imposible

Es importante recordar, que en este mundo para los seres humanos por su estructura física no existen imposibles, hemos logrado desde nuestra aparición llegar al espació, así que eres capaz de hacer un empresa prospera, por favor no cometas el error de limitarte tú mismo, el mundo puede intentar retrasarte cuanto quiera, pero está en ti alcanzar tus metas ahora mismo.

 

 

La profesión de abogado es una de las más duras del mundo. Lejos queda la imagen idealizada que a veces nos muestra el cine, en la que se suele presentar al abogado corporativo, triunfador y tremendamente rico. Nada más lejos de la verdad. La realidad diaria de la mayoría de los abogados dista mucho de este cliché cinematográfico, acercándose más a la imagen del típico abogado de oficio que tiene que luchar, con uñas y dientes, por conseguir y mantener sus propios clientes y llegar con beneficios a final de mes. Las normas de acceso a la profesión son, además, una auténtica carrera llena de trampas que acaba por destrozar los nervios a más de un alumno acostumbrado a superar barreras.

Cada país, por supuesto, establece sus normas de acceso a la abogacía, pero es prácticamente unánime, en casi todos los países de corte occidental, no permitir que los licenciados en Derecho ingresen directamente a la corporación que regula la profesión (Colegio de Abogados o similar). Y ahí es donde está el problema. Formarse como abogado dista tanto de la formación general como jurista recibida en la facultad que, algunos jóvenes, tienen que reiniciar sus estudios prácticamente desde cero. Para esto existen las Escuelas de Práctica Jurídica, que vienen a ser, más o menos, lo que era la figura de la antigua Pasantía, sólo que con algunas diferencias notables.

El antiguo pasante venía a ser equivalente a un aprendiz de un oficio como cualquier otro. Empezaba subiendo cafés y haciendo fotocopias, continuaba cogiendo pequeños casos de su maestro y acababa, con el paso de los años, por independizarse y abrir su propio despacho. Entre el primer día de trabajo y el primer sueldo a veces mediaban varios años, por supuesto sin ningún tipo de régimen de protección social.
Hoy en día, en países donde los derechos de los trabajadores todavía significan algo, la pasantía se ha regulado ampliamente y se ha equiparado a empleos con contratos de formación. Con esto se consigue, por una parte, sacar al abogado joven y novato de la precariedad, pero por otra, reducir mucho la bolsa de trabajo a la que pueden acceder los recién licenciados.

En este punto es cuando adquieren relevancia las escuelas de práctica jurídica, porque ofrecen al recién licenciado una oportunidad de encaminar su formación a la práctica real de la profesión aún cuando no es capaz de encontrar trabajo, habilitándole, además, en la mayoría de los casos, con un título equivalente a un postgrado y permitiéndole al acceso al turno de oficio, o lo que es lo mismo, haciendo posible que de sus primeros pasos profesionales de forma libre e independiente.

Las modalidades de prácticas que ofrecen estas escuelas son muy amplias, pero, generalmente, incluyen diversos módulos que introducen la práctica de los procedimientos jurisdiccionales más habituales que existen dentro de las diferentes ramas del derecho, ya sean civiles, penales, laborales o contencioso-administrativos. También trabajan mucho el aspecto oral de la profesión y la simulación de juicios, intentando incluir en estas prácticas todas las incidencias que pueden aparecer durante el ejercicio real de la profesión, ya sea en la actuación en sala, en negociaciones con las partes o en el trato con los clientes.

Es, por tanto, la inscripción en una Escuela de Práctica Jurídica, una opción perfectamente válida para el recién licenciado en Derecho que no ha sido capaz aún de encontrar una oportunidad laboral, que no se ve capacitado para llevar a la práctica sus conocimientos teóricos o que simplemente quiere empezar a volar por su cuenta. Con el añadido de que te permite colgar otro bonito título en la pared de tu despacho.

 

El SEM tiene como objetivo traer un marketing basado en motores de búsqueda y en diseño de campañas publicitarias que puedan tener buenos resultados y que sean basadas completamente en buscadores. Hoy en día hay muchas opciones para hacer marketing digital pero tomando en cuenta que más de 85% de los usuarios de Internet utilizan los buscadores para acceder a distintos recursos en Internet, es algo que nosotros hoy en día debemos de pensar bien. Si tenemos un negocio colocar anuncios en Google para que los usuarios puedan encontrarlo o utilizar alguna otra opción de buscadores puede ser genial. No obstante, es muy importante que nosotros podamos tomar en cuenta cada uno de los elementos que tienen que ver con el posicionamiento web como tal y que tengamos en cuenta que factores son importantes y cuales no lo son en el marketing basado en buscadores.

Uno de los elementos fundamentales son las palabras claves que nosotros utilizamos en este proceso de análisis. Tener las palabras claves adecuadas para un nicho determinado es fundamental porque es la manera en como los usuarios piensan al momento de expresarle al buscador una necesidad especifica. Una vez nosotros hayamos definido bien estos elementos entonces tendremos la capacidad para tomar una correcta decisión sobre el contenido de esos anuncios y como nosotros podemos hacerlo mucho más atractivos para las personas que buscan información y que pueden encontrar nuestro negocio.

Otro aspecto fundamental como buena práctica en el marketing basado en buscadores –o SEM—es que uno pueda tener a mano también distintos elementos que son fundamentales para que nosotros tengamos todo lo que necesitamos en un aspecto de todo lo que tiene que ver con tu estrategia de marketing. Adicionalmente a esto, es importante que tú mismo hagas una evaluación porque es algo importante que puedas también buscar otras referencias.