Después de haber introducido el contexto científico y social en el que el hombre desarrollado el método científico, es ineludible aventurar unas conclusiones finales para poner en situación cuál ha sido el desarrollo sociológico que el hombre ha alcanzado a través de la ciencia y cuáles son sus perspectivas de futuro.

El camino del científico es ciertamente un camino complicado, en tanto que nos enfrentamos a una objetivación de la naturaleza humana, que es siempre subjetiva y, en ocasiones, irracional y caprichosa. Que mejor ejemplo de ello la inexistencia del Premio Nobel de matemáticas por las rencillas de su fundador con uno de los más brillantes matemáticos de la época, al que quiso castigar personalmente con la exclusión de su parte de fama y fortuna.

El prisma desde el que miramos nuestro entorno es poco menos que un caleidoscopio que nos desfigura las formas y los colores de la realidad, una especie de cristal que no nos permite una aproximación veraz a nuestro objeto de estudio. El hombre y su organización social han impedido durante cientos de años determinados avances científicos mediante sus rígidos códigos morales, mientras que, en ocasiones, han querido avanzar demasiado veloz en sociedades que aún no estaban preparadas para el cambio.

El imperio Romano sucumbió, entre otras cosas, por un estancamiento de la técnica que acabó por dinamitar el dinamismo natural de una sociedad que se acostumbró al servicio de los esclavos, y que como consecuencia, acabó por no saber hacer frente al desafío cuando otras culturas le cuestionaron en el plano bélico.

La Edad Media, por su parte, fue un milenio de retroceso en el que los señores feudales y los caudillos retrajeron a la población a un oscurantismo neandertal, impidiendo así todo ánimo de progreso y encadenando a la sociedad a los más oscuros ritos y vasallajes.

Por el contrario, la Segunda Guerra Mundial, con todo lo malo que tiene de por sí una guerra, fue un momento de auge científico en el que se llevaron a cabo los más rápidos avances tecnológicos vistos hasta entonces. Los propios nazis, que aplicaron el método científico en bruto, llegaron a usar humanos como cobayas (con médicos obsesivos e incompetentes como en el caso del Doctor Mengele), fueron luego capturados y colaboraron de forma transcendental en todos los grandes inventos de las dos décadas posteriores, donde se acabó poniendo un hombre en la Luna en el año 1969.

Por último, el declive del comunismo y el fin de la Guerra Fría trajeron el ocaso último de una época de pujanza científica provocada por la amenaza de la mutua destrucción, dando paso a una nueva “ciencia capitalista”, en la que el mercado es el director del proyecto científico de la humanidad actual y sólo lo productivo y lo rentable escapa alguna vez de la mesa de diseño y consigue entrar en laboratorios y fábricas. Ejemplos como el de la NASA, cada vez con menos fondos para investigación, nos muestran que descubrir el universo puede ser la salvación y la esperanza de la raza humana, pero que la poca rentabilidad cortoplacista de este proyecto hace que el hombre de hoy no apueste por él, lo que abre una nueva crisis en el método científico en la que sólo el tiempo dirá sus repercusiones reales sobre nuestro bienestar y el estado de nuestra ciencia.

 

 

La expansión de los negocios hace que nuevos servicios surjan para ayudar a la modernidad de las empresas. Desde este punto de vista la creación de empresas que puedan brindar servicio a otras es una excelente alternativa para muchos emprendedores en el mundo actual.

Una empresa de servicio para otras

Las empresas de servicio por contrato como lo llaman algunos se presentan de la siguiente manera: una empresa que se dedica a un rubro en específico, necesita de los servicios de otra para cubrir ciertas áreas básicas dentro de ellas, que si las harían de forma directa les quitaría bastante tiempo productivo, así por ejemplo un banco, requiere de limpieza o seguridad, entonces contrata a una empresa y la terceriaza para que soluciones estas necesidades.

¿Este tipo de empresas es rentables?

La respuesta a esta pregunta es un rotundo si, ya que dada su estructura, pueden brindar sus servicios a muchas empresas al mismo tiempo, y lo mejor en diferentes áreas, como decíamos una empresa de seguridad, también puede brindar el servicio de limpieza, el servicio de entregas, entre otras.

En las grandes industrias y empresas

Las empresas e industrias más grandes del planeta, hoy requieren mucho de estos servicios, así por ejemplo la minería casi siempre contrata empresas en diversas áreas para una mejor productividad, lo mismo hace la construcción, subcontratando a otras empresas para que se encarguen de algunos trabajos en específico como la pintura o el acabado de los inmuebles u obras civiles.

Recomendaciones

Si usted quiere comenzar una de estas empresas, es mejor por lo menos al principio se capacite y especialice en solo un área específica para desarrollarla de manera eficiente, recuerde que, el que mucho abarca poco aprieta. Sin embargo con el tiempo usted adquirirá experiencia y podrá expandir más trabajos en diferentes áreas.

El ajuste y el logro de objetivos es uno de los elementos claves en cualquier programa de crecimiento de desarrollo personal y empresarial. Los profesionales autónomos se benefician de tener objetivos también. Los objetivos nos motivan. Pueden mantenernos incluso cuando el freelancing está en crisis. Los objetivos nos ayudan a tomar decisiones sobre proyectos y clientes. También nos ayudan a ver si estamos en el camino correcto, o si debemos redoblar nuestros esfuerzos o incluso cambiar el curso por completo.

En este post, vamos a hablar de cómo establecer objetivos freelance que tengan sentido. Los objetivos que empujarán hacia el logro y éxito, pero sin hacer a uno un esclavo. Y metas que te dejarán sentir que estas cumpliendo con ello cuando te reúnas con tus clientes, y no quedar como un tonto cuando ellos te comiencen a preguntar sobre tus logros en un proyecto.

Visión: La fuente de objetivos

Uno de los errores más comunes en la fijación de los objetivos es hacer metas que realmente no deseas. Esto puede sonar estúpido en primer lugar, pero, en realidad, muchos de nosotros cometen ese error.

Detente y piensa sobre ello. ¿Cuántos de tus objetivos reflejan lo que realmente quieres… y cuántos son lo que otras personas esperan o demanda de ti? A veces incluso establecemos metas porque todo el mundo lo hace.

Si dejamos que otros dicten los objetivos que hacemos, entonces esos objetivos les falta eficacia no motivan ni nos llevan a tener éxito. En cambio, nos sentimos resentidos. Y cuando llegamos a esos objetivos, encontraremos que no estamos felices o satisfechos.

La forma de evitar cometer este error está comenzando con una visión. Según Michael Stelzner, autor de: “Cómo rápidamente impulsar tu negocio más allá de la competencia”, la manera de formular tu visión es preguntarte, “Donde finalmente quiero ir con mi negocio?”

Toma al menos una hora más o menos para dejar volar la imaginación y que corra libremente y llegue a una respuesta sincera a esta pregunta. A continuación, escribe tu declaración de visión en un breve párrafo.

Alejarte de hacer la declaración de visión por al menos un día. Luego mira nuevamente con ojos frescos. Pregúntate si es lo que realmente quieres. Si no es así, haz los ajustes. Si es, entonces estás listo para establecer algunos objetivos.

El lenguaje de objetivos

EMAP es el acrónimo que usan las corporaciones utilizan para recordar la mejor forma de expresar los objetivos. Significa:

Específicos. Su meta debe ser lo más específica posible. Por ejemplo, en lugar de decir “mi objetivo es ganar más”, es mucho más eficaz decir “mi objetivo es ganar un ingreso neto de $100.000 este año”. Utilice números y otros cuantificadores para realizar la meta como específica y tangible como sea posible.

Medibles. Al utilizar cuantificadores, también realiza tu objetivo medible. Tu (y nadie para el caso) debe ser capaz de mirar los resultados y decir si o no, para saber si has alcanzado tu objetivo. Por lo tanto, como un objetivo “tener 5.000 suscriptores de correo por diciembre 2011″ es un objetivo medible, mientras que” tener una masa crítica de suscriptores de correo electrónico” no lo es.

Alcanzable. Si bien queremos que nuestras metas nos desafíen y nos reten a nosotros, debemos asegurarnos de que sean alcanzables. No hay nada más frustrante que en busca de un resultado este sea simplemente imposible de alcanzar. Esto desmotiva y luego uno se siente como que todo fue un fracaso. Si aspiras un ingreso de $500.000 y lo más que puedes ganar al año es $100.00 te sentirás como si todo fue un fracaso. Se honesto contigo mismo, pero no te conformes con objetivos pequeños que podrían realizarse con muy poco esfuerzo.

Pertinentes. ¿Recuerdas tu visión? Todos tus objetivos deben contribuir a tu visión. Por lo tanto, tus objetivos deben ser relevantes para el resultado final que estás buscando. Si tus metas no son pertinentes, ¿cuál es el uso de alcanzarlos?

Plazos. Finalmente, tus metas deben tener un plazo definido en el tiempo. Saber cuando quieres alcanzar cada meta. Por ejemplo, “para el 31 de diciembre de 2012,” o “dentro de seis meses. Los plazos son poderosos para motivar, enfocar y energizar a nosotros.

Tipos de objetivos

Cuando hablamos de objetivos freelance, la mayoría del tiempo que pensamos en objetivos lo vemos siempre en el sentido de ingresos. Sin embargo, tenga en cuenta que no es sólo acerca de hacer dinero.

Creo que eres un freelancer porque deseas un cierto estilo de vida. Incluye este estilo de vida en tu visión. Quieres hacer metas sobre cuántas horas quieres trabajar, qué tipos de clientes y proyectos estarás trabajando y qué otras actividades profesionales también podrás hacer.

También, considere la posibilidad de escribir metas para cubrir otros aspectos de tu vida, como la espiritualidad, relaciones interpersonales, salud, desarrollo del carácter, y cualquier otra cosa que es importante para ti.

Objetivos y tu

¿Estableces metas para tu negocio Freelance? Si es así, ¿qué proceso sigues? ¿Han tus metas ayudado a ser más exitosos como freelance?