Emprender fácil

¡Es emocionante emprender, y no todo mundo lo hace, será por miedo, será porque no tiene la posibilidad en los momentos que quieren. Antes de enfrascarte en este fascinante mundo del “emprendimiento”, necesitas analizar 4 cosas.

Tablet, Ipad, Leer, Pantalla, Golpe Fuerte, Tocar

1.- ¿Tienes una idea Clara de lo que quieres hacer?

Dentro de nuestra cabeza, la idea de tener nuestro propio negocio o nuestra propia empresa nos fascina, nos motiva, pero no siempre tenemos la idea clara, imaginamos dichas cosas como si ya se hubiesen concretado, pero sin tomar en cuenta todo lo que lleva para concretar la idea.

2.- ¿Tienes ya un plan de negocio?

El 90% de las empresas y negocios nuevos fracasa antes de acabar el primer año, y déjame decirte que la mayoría de ellos no contaban con un plan de negocio, un plan de negocio es un mapa, una ruta clara de las acciones que hay que seguir, son las notas claras que un músico debe de seguir.

Imagina que un navegante no tiene un mapa, imagina que un avión no tiene una ruta aérea clara, e imagina que a un músico le dicen toque una canción que nunca ha tocado y no le ponen notas musicales. ¿Qué conllevará eso? A que ni el navegante llegue a un destino deseado, a que un avión se pierda, y a que el músico haga el chascarrillo de su vida.

Pues si tú tienes mucha emoción de emprender pero no tienes un plan de negocio escrito, seguramente vas a fracasar, lo mejor es invertir nuestro tiempo en elaborar uno, o comprar uno, a perder miles de pesos por un negocio fracasado llevado a la ligera donde no tenías idea de cómo llevarlo a cabo.

3.- ¿Cuentas con el capital necesario?

Todo negocio que tu pienses requiere de un capital por muy mínimo que sea, a esto se le llama inversión inicial, si no lo tienes, déjame decirte que pedir prestado no es una buena idea, es verdad que hay miles de apoyos para la pequeña y mediana empresa, pero es una carga pesada para el emprendedor sin capital, debido a que como hizo su negocio con dinero prestado, tiene que pagar el préstamos mes tras mes y con intereses, y la gran mayoría también fracasan aunque el propio prestamista les haya dado apoyo administrativo.

¿Por qué fracasan? Porque las mensualidades del préstamo se adjuntan a los pagos de renta, personal, insumos etc. y termina por no quedarle absolutamente ningún centavo al final del mes. Lamentablemente la gente que pide prestado y su negocio funciona, no recibe utilidades sino hasta que termina de pagar las mensualidades del préstamo, algo realmente agobiante.

4.- ¿Ya analizaste tu situación actual?

Para emprender, necesitas no tener deudas fuertes, no tener muchos gastos en tu casa, o de menos que no sean muy elevados, los primeros meses que inicia tu negocio debes de vivir lo más austero posible, por ello, si tienes mucho deseo de emprender, pero debes mucho dinero, mejor piensa primero en la liquidación de tus deudas. Cuando seas libre de deudas comienza a volar hacia tu próxima libertad financiera.