Siempre que se habla de trabajo la primera queja de los empleados y obreros es el tema de la jornada laboral, la cual a través de los años se ha ido reduciendo cada vez más. Hay países europeos en donde se está estudiando reducirla aun más. Con esto se cree que mientras mas días de descanso y ocio, el trabajador le da tiempo de desconectar su mente del trabajo y puede luego rendir mucho mas en su jornada laboral.

También me gustó mucho esta infografía es que los creadores (Tribehr) también proporcionan datos sobre las horas pagadas y no pagadas.

Dentro de la lista, México es el país con más horas de trabajo, las horas de trabajo promedio en aquel país al día es de 9,9 y se les paga a tan sólo 5,7, pero es el único país de América Latina que está en la lista, Bélgica, Dinamarca, Alemania y Sudáfrica mayoría (países del Primer Mundo) son los que trabajan menos horas, en promedio, alrededor de 7 horas y les pagan alrededor de 4 horas.

Como escribimos al principio, en varios países de Europa se está planteando la idea de rebajar aun más la jornada laboral. De aprobarse, la semana laboral seria hasta el viernes a las 12 del medio día.

Debajo esta un listado con los países en donde menos y mas se trabaja en un día laboral.

 

 

 

El método científico tratará de compatibilizar determinadas proposiciones teóricas con ciertos hechos que acontecen en la realidad. Será, por tanto, la vía de conocimiento que nos lleve a la verdad de las cosas. En tanto que un hombre se conduce a través de este sendero de buena praxis se podrá considerar científico.

El método científico se divide en determinados pasos o etapas que vamos a mencionar someramente.

En primer lugar, como hemos avanzado antes, debemos afrontar elplaneamiento de un problema, en ocasiones se dan acontecimientos novedosos a los que se les busca rápido acomodo en el espacio científico que cubre una disciplina, otras veces, nos encontramos ante revisiones de antiquísimos problemas que no hemos llegado a dilucidar nunca. En cualquier caso, la motivación de superar la trampa es lo que conduce al científico por el laberinto del conocimiento en busca de un resultado satisfactorio.

En segundo lugar, el marco teórico nos pondrá en contacto con las anteriores fases del conocimiento que nos ha sido legado en una determinada materia, este contacto con investigadores anteriores nos dará un conocimiento de primera mano de cuál fue el camino que ellos siguieron en la resolución de problemas similares. Revisar el marco teórico y conocer a los autores pioneros nos señalará sus aciertos, que quizás sea posible repetir, y nos revelará también las deficiencias que cometieron y que nosotros, un peldaño más alto en la evolución científica, aspiramos a superar.

En tercer lugar, la formulación de la hipótesis nos lanzará de lleno a la piscina de la investigación. En este punto ya debemos haber conocer de sobra el problema al que nos enfrentamos y debemos manejarnos cómodamente con el marco teórico, por tanto, es hora de lanzar nuestra moneda y esperar a que salga cara. Encontrar la motivación y manejar la teoría no es obstáculo para muchos, pero, a partir de este momento, necesitamos esa mezcla de locura y genialidad que destaca a los grandes científicos para mantenernos firmes en nuestra apuesta y alcanzar nuestro objetivo final, que no es otro que las conclusiones acertadas que solventen el problema planteado,

Antes de eso, en cuarto lugar, deberemos contrastar la hipótesis, mediante la observación, la experimentación y la documentación. Mediante la previsión de un escenario en el que observar la realidad, podremos contrastar si lo que allí sucede, hechos que previamente hemos provocado y que deben estar diseñados por el investigador, coincide con las expectativas de nuestra hipótesis. Este es el momento donde los teóricos son sustituidos por los técnicos especializados en la ciencia práctica.

Por último, llega el momento de la gloría o del fracaso, los resultados obtenidos darán lugar a las conclusiones, en las cuales, con nuestro mejor juicio objetivo, diremos si hemos conseguido el objetivo de la investigación, o si por el contrario, ni siquiera nos hemos acercado. Hay que recordar que descartar una hipótesis, en ocasiones, tiene incluso más valor que confirmarla, por lo que un resultado negativo no es necesariamente un fracaso, y en el caso de haber fracasado, y todo científico pasa por esta situación alguna vez, habrá de replantearse la hipótesis, incluso remontarse al planteamiento original y reiniciar la investigación. El método científico es cruel en el fallo y no son pocos los que han abandonado la senda de la ciencia por no poder soportar más frustraciones. Por suerte la curiosidad se lleva en la sangre y siempre quedará alguien que no se dé por vencido.

El Derecho de Marcas es una de las líneas de investigación y desarrollo más modernas en los centros de estudios jurídicos. Esta rama, se propine la definición de un bien inmaterial (la marca) que será objeto de la regulación legal. La definición de marca facilita un valioso instrumento que permite determinar los signos que la componen, permitiendo así su protección legal frente a ataques jurídicos de terceros.

El Derecho europeo, por poner un ejemplo, opta por una definición abierta con unos requisitos mínimos, enumerando sin carácter exhaustivo los signos que son susceptibles de convertirse en marca:

Podrán constituir marcas todos los signos que puedan ser objeto de representación gráfica, especialmente las palabras, incluidos los nombres de las personas, los dibujos, las letras, las cifras, la forma del producto o de su presentación, a condición de que tales signos sean apropiados para distinguir los productos o servicios de una empresa de los de otras.” (art. 2 Directiva Europea 2008/95)

Los requisitos que esta definición, por ardua que parezca, se pueden simplificar y sistematizar para una fácil comprensión:

Los requisitos del concepto legal de marca son:

En primer lugar, un signo. Entendiendo en sentido gramatical, nos referimos a algo que evoca o representa la idea de alguna cosa. La marca no puede ser de por sí una idea, sino que debe consistir en una materialización de la misma que sea visible al exterior. Es decir, que pueda ser percibida por los demás.

En segundo lugar, la marca debe ser susceptible de representación gráfica, esto es realmente interesante en un mundo actual, en el que han ido apareciendo ideas tan novedosas como las marcas sonoras (el sonido de apertura de Windows, por ejemplo, es reconocible en cualquier parte de este planeta), marcas olfativas, e incluso marcas táctiles. Para evitar cierto grado de confusión, la marca no sólo debe contener signos manifestables al exterior, sino que, además, deben ser susceptibles de una representación. Esto se entiendo fácilmente con un ejemplo práctico: Si tu marca es una nube, deberás ser capaz de representarla, y si es meramente aire o agua, deberás ingeniártelas para plasmar una corriente de aire o una ola, de lo contrario el paraguas de la regulación de marcas no protegerá tu obra.

En tercer lugar, la aptitud diferenciadora debe separar una marca de otra, lo que permitirá a los diversos agentes económicos no colisionar en sus posturas de mercado. Tras estas palabras farragosas subyace la idea de que tu marca debe poder distinguirse de otras ya establecidas, para lo cual, basta con que no se escriba, se dibuje o se pronuncie de forma similar (por ejemplo Nike y Naiki). En este sentido, la marca adquiere una función mercantil, es decir, es un signo que actúa en el merado identificando y separando bienes.

En cuarto y último lugar, una marca identificará los bienes o servicios de una empresa concreta, lo que nos indica que la marca no es un signo abstracto, sino uno concreto que adquiere sustantividad cuando un producto determinado se incorpora al mercado, siendo imposible, por tanto, la disociación entre un producto concreto y su respectiva marca. O dicho de otra manera: No existe marca sin producto que la respalde.

Si posees una empresa o un negocio, recuerda que es fundamental la protección de tu propiedad industrial e intelectual, con estas breves notas deberías poder comenzar el proceso de elección de tu marca de tal manera que esta se ajuste a la legalidad y su registro no te ocasione gastos extra ni retrasos inesperados, ya que un proceso de estas características puede ser, incluso sin complicaciones, largo y costoso. Ahora sólo necesitas una buena idea desde sobre la que construir tus cimientos.