¿Es tu negocio Freelance realmente un hobby?

Algunas personas piensan que un negocio independiente es un hobby, si trabaja desde casa, pero ¿lo es? ¿Qué pasa si mantienes un horario inusual o trabajas a tiempo parcial? ¿Significan estas cosas que realmente no estás en el negocio?

Algunos llamados gurús dicen que trabajar desde la casa o mantener horas inusuales significa que no tienes un negocio real. Mientras que muchas personas pueden tener sus propias opiniones sobre lo que hace un negocio, en muchos países es una respuesta jurídica real a la pregunta. En los Estados Unidos, la respuesta viene de Internal Revenue Service (IRS).

Es importante que la respuesta sea correcta a esta pregunta, porque tiene amplias implicaciones acerca de tus impuestos y la contabilidad. En este post, se discute este tema tan importante y proporciona algunos recursos adicionales que puedes recurrir.

¿Estás tratando para obtener un beneficio?

Esta es la pregunta principal que el recaudador de impuestos de tu país quiere saber la hora de decidir si tus actividades deben ser clasificadas como un negocio o un hobby. Para determinar esto, miran los últimos cinco años del negocio (incluyendo el año actual). Si tres de esos años (incluyendo el año actual) muestran un beneficio, entonces el recaudador de impuestos probablemente considerará que tienes un negocio con fines de lucro.

Con personas creativas (y que incluye muchos freelancers) la línea entre una empresa y hobby en algún momento puede ser borrosa. A veces lo que comenzó como un hobby puede realizar una transición en un negocio, por lo que es muy importante entender las reglas.

¿Puede ser rentable siendo un negocio?

Puedes pensar que aun siendo rentables a través de los años tu negocio automáticamente será reclasificado como un hobby, pero no es necesariamente el caso. Todavía puedes ser capaz de demostrar que tienes la intención de obtener un beneficio, aunque tu empresa no haya ganado aún un beneficio.

Para demostrar un lucro en tu negocio, en primer lugar asegúrate de que mantienes registros excelentes. Puede ayudar a tu caso si puedes proporcionar la siguiente información:

La cantidad de tiempo que pones en el negocio

El porcentaje de tu ingreso total que proviene de la empresa

La razón de las pérdidas

Cambios y mejoras que hayas realizado en el negocio

Evidencia de tu propio conocimiento en el campo

Un registro de los éxitos pasados del negocio incluyendo los beneficios obtenidos en años anteriores

El valor futuro actual y previsto de los activos del negocio

Debes ir sin decir que mantienes excelentes registros de contabilidad e impuestos. Si esto no es tu fuerte, puede necesitarás ayuda profesional en cuanto a la contabilidad.

Hay algunos motivos legítimos que justifiquen por qué una empresa podría tener un año sin éxito, por lo que no te preocupes si tu negocio tuvo un año no fue rentable.

¿Qué pasa si mis actividades clasifican como un Hobby?

¿Qué sucede si, a pesar de tus esfuerzos, el IRS reclasifica tu negocio Freelance como un hobby?

Como he mencionado anteriormente, hay algunas implicaciones de impuestos y es que hay un límite a la deducción por gastos relacionados con las actividades de hobby. Específicamente, se pierde lo de afición y no puedes utilizarse para compensar otros ingresos. Estas deducciones aparecen en el anexo A de la 1040. También hay ciertas deducciones de negocio, tales como la deducción por gastos de puesta en marcha, que no se aplican a un hobby.

Más recursos

Independientes en los Estados Unidos, es el mejor lugar para obtener más información y la información más actualizada en el sitio web del IRS.

Conclusiones

La razón real que escribí este post es porque vi un tweet en Twitter con desinformación sobre lo que constituye un negocio. El tweeter estaba compartiendo su opinión, pero yo sabía de la investigación previa que su opinión en este caso estaba mal. Esta es una zona donde no es suficiente simplemente tener una opinión importante para corregir la situación.

Me basado este post principalmente en información disponible para los FreeLancer de Estados Unidos. Sin embargo, otros países pueden tener sus propias normas específicas sobre lo que determina un negocio.

El oro es un producto valioso que siempre puede estar a buen precio en el mercado y es por esa razón que es una forma de inversión rentable, pero no hablamos de invertir en negocios de busqueda de oro, pues son negocios más riesgosos que tienden a ser fraudulento, hablamos de invertir en la compra y venta de oro, para después revender a algun provedor que se dedique a la joyeria.

En este caso, funcionando como las casas de empeño que compran pedaceria de oro para después generar ingresos al volver a realizar joyeria de oro que después hay que vender a precio regular. Antes de comenzar a invertir hay que conocer el mercado, saber cual es el precio por gramo del oro y encontrar alguien a quién proveer el oro comprado.

Además, debemos conocer como identificar el oro de calidad para no toparnos con aleaciones y oro con otros metales.

Hoy en día, la constitución de una Sociedad Anónima puede considerarse, sin el menor género de dudas, la culminación de una carrera empresarial de éxito. Las posibilidades que ofrece esté régimen jurídico de asociación, así como la complejidad de alguno de sus requisitos, la sitúan, sin duda, en la cima de la pirámide del mundo de las Finanzas.
Sin ánimo de ser exhaustivo, ya que esta materia tiene una cantidad ingente de bibliografía, vamos a hablar de los rasgos generales de las famosas S.A.

Introducción:

En las sociedades anónimas, el capital social estará dividido en acciones y habrá de ser constituido mediante las aportaciones de todos los socios que, por otro lado, no responderán personalmente de las deudas de la sociedad. Entre los rasgos principales, encontramos que, la sociedad anónima, cualquiera que sea su objeto social, tendrá un carácter mercantil. Será, a su vez, una sociedad capitalista (en países como España, la participación mínima es de 60.000 euros) en la que los socios tienen una responsabilidad limitada. Esta limitación, obviamente, será una responsabilidad civil, ya que los socios responderán criminalmente en el caso de cometer alguno de los delitos societarios o contra el libre mercado que están estipulados en el código penal.

Denominación:

Cada sociedad anónima funcionará bajo un nombre propio, también conocido como denominación social, cuya finalidad será identificarla como persona jurídica única y diferenciada, la constancia de este nombre es requisito estatutario ineludible para acceder al registro de la sociedad. La ley establece que habrá de incorporar las siglas S.A. y que el nombre no podrá coincidir con el de ninguna sociedad preexistente. La elección del nombre de la Sociedad Anónima tiene las limitaciones legales que se establecen por la buena fe, ya que no se pueden incluir palabras que vayan contra el orden público, que induzcan al error sobre su naturaleza o que suplanten la utilización de denominaciones oficiales.

Capital Social:

Es considerado una cifra estable de la contabilidad, aumentarlo o reducirlo conllevará, necesariamente, un cambio en los estatutos. El capital social se fija libremente por los fundadores de la sociedad en el momento constituyente, siempre con un mínimo de 60.000 euros. Es un factor determinante para evaluar la solvencia de una Sociedad Anónima en un momento dado y se rige por varios principios, tales como el de determinación, el de integridad, el de estabilidad, el de desembolso mínimo y el de veracidad.

Objeto social:

Si bien, como ya hemos dicho, cualquier S.A. va a tener carácter mercantil, esto no impide que en los estatutos se pueda definir el objeto social que describa, con al menos un contenido mínimo, las actividad que va a llevar a cabo la empresa. La importancia del objeto radica en que la personalidad jurídica de la sociedad va a servir de paraguas a las personas físicas que actúen representando a la empresa en el conjunto de actividades establecidas.

Domicilio Social y Sucursales:

Es un domicilio único, la Sociedad lo fijará donde se encuentre el centro de su administración o su principal explotación, lo que evita fraudes de establecimientos ficticios. Habrá de ser fijado en el momento de la fundación de la empresa, lo que no obsta para que se puedan establecer sucursales dotadas de cierta autonomía, si bien carecerán de personalidad jurídica propia.

Nacionalidad:

La importancia de la nacionalidad de una sociedad anónima es inmensa, ya que se regirán, en muchas de sus actuaciones, por la ley nacional del país elegido. El requisito habitual es haber sido constituidas en el país elegido y tener el principal centro de actividades en él.

Con esto completamos un breve repaso de las características de las Sociedades Anónimas, una opción empresarial complicada, sin duda, pero altamente fructífera si está bien constituida, optimizada y funciona a pleno rendimiento. A diferencia de otras opciones de negocio, como las Sociedades Limitadas, la complejidad del proceso constitutivo hace totalmente desaconsejable embarcarse en un proyecto de esta magnitud sin asesoramiento profesional, algo que desde aquí recomendamos encarecidamente.