¿Qué es la Asistencia Jurídica Gratuita?

 

 

La asistencia jurídica gratuita es una institución imprescindible en un Estado Moderno de Derecho, garantizada, habitualmente por la norma fundamental de cada país, otorga a las personas con poco o ningún recurso la posibilidad de litigar sin necesidad de disponer de patrimonio propio. En otras palabras, es un derecho social que permite a las personas sin recursos acudir en pie de igualdad ante la ley.

La Asistencia Jurídica Gratuita, en países como España y muchos países americanos, que han bebido las fuentes del derecho español, es un derecho subjetivo público, lo que significa que es un derecho del sujeto frente a la administración pública, donde su contenido radica en la asistencia jurídica prestada a la persona que acredita insuficiencia de patrimonio para pleitear, protegiéndose de esta manera los intereses de los ciudadanos más desfavorecidos que necesitan de la tutela judicial.

En el caso español, que estamos siguiendo como referencia, aunque ya hemos señalado que tiene muchas similitudes con otros sistemas legales, especialmente de habla hispana, se recoge su fundamentación en el artículo 119 de la Constitución Española, donde se indica que “la justicia será gratuita cuando así lo disponga la ley” y, en la LOPJ (Ley Orgánica del Poder Judicial), se recoge el mandato constitucional y se articula el sistema de justicia gratuita que a continuación describimos:

Requisitos básicos para acceder a la justicia gratuita:

En primer lugar, ser persona física o jurídica. Para el caso de la persona física, que la unidad familiar no supere el doble de la cantidad del salario mínimo, siempre entendido en términos brutos, si bien en atención a las circunstancias personales se puede conceder excepcionalmente mediante resolución motivada.

En segundo lugar, que el litigio se produzca en defensa de derechos e intereses propios, lo que, obviamente, trata de evitar el fraude de ley de la persona que, teniendo recursos suficientes, pretende beneficiarse de la justicia gratuita mediante persona interpuesta, es decir, utilizando la mediación de una persona sin recursos que litigue por él.

En tercer lugar, es requisito indispensable la sostenibilidad de la pretensión, es decir, que ante la consideración razonable del letrado designado de que el asunto es inviable, se desestima el derecho de Asistencia Jurídica, siempre que sea ratificada esta decisión por la Comisión de Asistencia Jurídica que corresponda a cada Colegio de Abogados.

Contenido:

Los servicios que se puede requerir de un abogado de oficio se expresan taxativamente en la propia ley, e incluyen:

Asesoramiento y orientación previos al proceso, asistencia al detenido, defensa y representación gratuita por abogado y procurador, inserción gratuita de anuncios o edictos, exención del pago en los depósitos preceptivos, asistencia pericial, obtención gratuita de las copias propias del proceso, así como la la reducción del 80% de los derechos arancelarios (100% si el sujeto que recurre a la Asistencia Jurídica Gratuita ni siquiera alcanza el salario mínimo)

Leave a Reply